Recomendaciones a tener en cuenta a la hora de tender la ropa:

1. Lo primero que tenemos que tener preparado antes de comenzar a tender la ropa es la cuerda o el tendedero y los broches. Hay diferentes tipos de cuerdas y tendederos lo importante es poder extender la ropa en un lugar ventilado para evitar que tome olor a humedad además de intentar no encimar las prendas ni tenderlas arrugadas. 

2. Los broches son un elemento muy esencial a la hora de tender la ropa, que influirá en el momento de plancharla. Los broches más recomendables son las que tienen dos agujeros. Estos agujeros tienen una doble función, el agujero más pequeño que está más cerca del muelle sirve para sujetar la cuerda y el otro agujero más grande para sostener la prenda. Es aconsejable que los broches sean de plástico, las de madera sufren mayor deterioro con la humedad y el sol. Luego de tener preparado todo, nos debemos asegurar que las cuerdas y broches estén limpios y en buenas condiciones, por el contrario, pueden ensuciar la prenda y tendremos que volver a realizar el lavado.

Los pasos que debemos seguir para que tender la ropa y que esté lo menos arrugada posibles son:

1. Un paso inicial es sacar la ropa del lavarropas una vez que termine el programa de lavado y centrifugado. De esta manera no daremos tiempo a que la prenda se asiente y se marquen las arrugas.

2. Tras sacarla del lavarropas, lo que tenemos que hacer es sacudirla antes de comenzar a tender la ropa. De esta forma separaremos todas las partes de la prenda, eliminaremos restos de pelusas y la estiraremos para que tenga en menor número de arrugas posible.

3. A continuación debemos fijarnos en la prenda para saber cuál es su forma natural, para tender la ropa de modo que no se deforme y tome marcas desagradables complicadas de eliminar, incluso con la plancha.

4. Tené en cuenta el tipo de prenda y su tejido. La forma de tender un pantalón vaquero no es la misma a la de una blusa de lino. Debes siempre leer las etiquetas de las prendas, ya que algunas no deben secarse extendidas en la cuerda porque pueden estirarse o deformarse como es el caso de rebecas o jerséis.

5. Es recomendable tender la ropa del revés siempre. De esta forma los colores durarán más tiempo.

6. Para colgar las camisas lo mejor es hacerlo en perchas, que darán a la prenda su forma natural. Si esta opción no la contemplas, puedes colgarlas boca abajo, con cuatro pinzas, dos en los extremos y otras dos en las costuras. El único inconveniente es que necesitaras un amplio tendedero.

7. Las camisetas se cuelgan desde las axilas. Si hacen falta broches, siempre se las debemos colocar en los extremos, donde están las costuras. Si las ponemos en el centro marcarán el pecho de las prendas dejando marcas.

8. Las polleras siempre las colgaremos por la cinturilla y colocaremos las pinzas en los extremos de las costuras.

9. Los pantalones tienen diferentes posibilidades. Una de ellas es tenderlos por la cinturilla, colocando los broches en los extremos para que no dejen marcas. Nunca debes doblar la cinturilla y colocar los ganchos ya que dejarán una marca complicada de quitar y la cinturilla se irá deteriorando. Otra posibilidad es tenderlos bocabajo, o doblarlos por las entrepierna, sin colocar broches, ya que si las colocamos dejarán una marca muy complicada de eliminar.

10. Las toallas, sabanas y manteles lo ideal es doblarlos por la mitad, si los doblas en más partes tardarán en secarse y pueden agarrar malos olores.

11. Debes cuidar que las prendas no se toque entre sí, ya que en algunos casos puede desteñir.

12. El siguiente paso es retirar la ropa del tendedero cuando ya esté seca. No dejes la ropa tendida largos periodos de tiempo, el aire y el sol la deteriorará y perderá los colores. Además dificultará el planchado.

 

Esperamos que estos consejos te sirvan para facilitarte la tarea del lavado y cuidado de todas tus prendas. Por último te recomendamos nuestras exquisitas fragancias para tejidos. Podrás encontrarlas en nuestra tienda online.